Mudanzas Cárdenas Alba | Guía de la mudanza

Tu mudanza
Desmontaje y montaje
Cajas y embalajes
Guardamuebles
Guía de la mudanza
Seguros
SOLICITE PRESUPUESTO

* Sin compromiso

Como mudarse a otra vivienda te supondrá un trastorno necesario, Cárdenas Alba ha elaborado una guía minuciosa que te informa de cómo realizar tu traslado de forma eficiente y evitando inconvenientes.
Esta guía de la mudanza te ayudará para que el día señalado lo tengas todo preparado.

Decida con una antelación de 4 ó 5 semanas al día que se quiere mudar. Tendrá que asesorarse y organizar el traslado de todas sus pertenencias.

Se recomienda que con uno o dos meses de antelación solicite información y presupuesto antes de mudarse.

Solicite siempre presupuesto previo a la mudanza. Este debe estar ajustado a su vivienda, sus pertenencias y en base a la visita a su vivienda de un Técnico en mudanzas. De esta forma, una vez entregado el presupuesto conocerá todas las condiciones del servicio antes de contratarlo.

Desconfíe de las mudanzas excesivamente baratas. La calidad, el servicio y la eficacia tienen su precio. Además, cuando se va a contratar un servicio de mudanzas se debe comprobar que la empresa elegida esté legalmente establecida.

Una empresa de mudanzas seria ofrece al usuario una información veraz y accesible que incluya el precio completo y el importe de servicios accesorios, descuentos, etc.

Si finalmente acepta el presupuesto solicite el contrato de servicio (carta de porte) de mudanza. Este documento recogerá las características, el precio, los lugares y las fechas de recogida y entrega.

En una mudanza puede elegir entre embalar sus pertenencias o que la empresa de mudanzas lo haga por usted. Incluso si el embalaje lo realiza usted, siempre puede adquirir de la empresa de mudanzas el material necesario para realizar el embalaje: cajas, sistemas de protección, materiales embalaje, etc.

Si va a empaquetar por su cuenta, elija cajas sólidas y no muy grandes, así las podrá levantar con facilidad. Refuércelas con dos bandas de cinta adhesiva cruzadas en su base. Además puede formar una capa de pequeñas bolas con papel de periódico en la base de la caja (protegerá del contenido de golpes).

Objetos pesados: deposítelos en primer lugar y, sobre ellos, otra capa de papel. Siga de este modo con el resto de los objetos hasta llenar la caja.

Platos: no apile los apile a la hora de empaquetar. Póngalos de lado y envuélvalos en plástico-burbuja. Utilice toallas de cocina y colóquelas en las esquinas de las cajas.

Organización: Embale los enseres cuarto por cuarto, etiquetando cada caja con una descripción concreta de su contenido y la habitación a la que va dirigida. De este modo podrá indicar a los operarios de la empresa de mudanza en qué estancia deben depositar cada caja.

Identificación y clasificación de cajas: Etiquete claramente las cajas que contienen objetos frágiles para que sean manejadas con cuidado. Indique cuál es el lado superior de la caja para que siempre esté boca arriba.

Llenado: Llene las cajas para que los objetos no reboten en su interior.

Objetos pesados: Guarde lo más pesado -como los libros- en cajas pequeñas.

El ordenador: Cuando empaquete un ordenador no olvide hacer copias de seguridad de la información que contenga, y asegúrese de no guardarlo cerca de objetos que generen un campo magnético.

Una mudanza siempre resulta bastante estresante y, en ciertos casos, incluso traumática. Por eso, se deben tomar todas las precauciones necesarias para evitar la rotura de alguna pieza valiosa. Por tanto, el embalaje de elementos frágiles es un aspecto importante.

¿Qué artículos son frágiles?: cristal o cerámica (vajilla, espejos, piezas decorativas, etc.), los artículos electrónicos y también los cuadros, fotografías enmarcadas de gran tamaño u otros objetos de esas características.

Para embalar artículos frágiles harán falta: cajas sólidas, cinta adhesiva, grapadoras, papel de periódico o similar y plástico de burbujas.
Siga los siguientes consejos para el embalaje de los objetos frágiles:

  • Una buena base. En la parte inferior de cada caja se debe colocar una buena base de material amortiguador para que funcione como colchón. Utilice bolas de papel de periódico o revistas, envases de huevos…
  • Objetos frágiles, por separado. No es conveniente envolver juntos dos artículos frágiles, ya que al estar en contacto pueden romperse mutuamente. Utilice plástico de burbujas para proteger estos objetos.
  • Objetos fijos dentro de las cajas. Los objetos que se embalen deben quedar dispuestos de tal manera que no se muevan. Por lo que los huecos de las cajas deberán estar rellenos de papel, espuma de poliuretano, poliestireno, etc. También se puede unir los objetos entre ellos con cintas adhesivas.
  • Embalajes apropiados para artículos electrónicos. Para los objetos electrónicos es siempre conveniente conservar el embalaje original y en caso de no disponer del mismo se debe indicar que tipo de aparato es en la caja, protegerlo con cartón, plástico de burbujas y esquineras.
  • Anotar en la caja que el contenido es frágil. Es importante apuntar la palabra “Frágil” en el exterior de las cajas que correspondan. También se aclarar el sentido en el que conviene colocarla (qué parte debe ir hacia arriba) o si hay que evitar colocar otros bultos encima, etc.
  • Cajas seguras. Hay que comprobar que las cajas de artículos frágiles estén fabricadas en un cartón firme y resistente. Es preferible excederse un poco con la cinta adhesiva y no quedarse cortos: si una caja se desmonta o se desfonda durante el traslado, las consecuencias pueden ser irreparables.
  • Productos especializados. Existen empresas, como Cárdenas Alba, que preocupadas por la protección de los objetos a trasladar suministran productos y materiales de embalaje que facilitan la mudanza.
  • Avise a los empleados de la mudanza. Durante el traslado, avise a los empleados de la mudanza de cuales son las cajas o los enseres frágiles.

En el caso de frigoríficos, neveras y arcones-congeladores éstos deben de ser desconectados con 48 horas de antelación al día del traslado para que se descongelen, se limpien y lleguen a su destino en perfectas condiciones. En la nueva ubicación espere 1 hora antes de conectarlos; el gas debe de asentarse.

Aquellos electrodomésticos que se abastecen de gas deben ser desconectados por técnicos cualificados.

La mejor forma para trasladar los equipos electrónicos como cadenas de música, televisores, videos y ordenadores, es hacerlo en sus cajas originales. Como es muy probable que ya no se disponga de ellas, se pueden envolver con plásticos para protegerlos del polvo y colocarlos en grandes cajas reforzadas en las que no estaría de más poner “FRÁGIL” en su exterior.

Entre los materiales más utilizados para guardar los enseres destacan las cajas de cartón corrugado, ya que algunas soportan un gran peso -hasta 300 kilos en los modelos más resistentes-, las formas de protección son diversas y se pueden usar para guardar muebles y objetos durante períodos prolongados, al no deformarse. Este aspecto resulta muy útil si el mobiliario y demás enseres se almacenan en un guardamuebles, un espacio que, como Cárdenas Alba, alquila a sus clientes para el almacenaje temporal de los enseres doméstico.

No obstante, siempre que se empleen cajas, conviene que no sean demasiado grandes, para poder levantarlas con facilidad, y que se refuercen con dos bandas de cinta adhesiva cruzadas en la base.

Respecto a los muebles antiguos u obras de arte que requieren un cuidado especial, se embalan con un cartón resistente, pero más delicado que el corrugado, para evitar que se rayen.

El plástico termoinflado o de burbuja está indicado para proteger elementos de decoración, ordenadores, televisiones, vidrios, mármoles y objetos frágiles en general, que después se recubren con cartón corrugado.

En cualquier caso, cajas, cartones, plásticos y demás recipientes de embalaje deben quedar adheridos de forma correcta por medio de precintos o cuerdas, de manera que quede el mínimo espacio entre el elemento y el embalaje. El agarre para el transporte ha de ser resistente para evitar que se pueda soltar.

Para la ropa conviene usar armarios de cartón, una especie de cajas diseñadas de forma especial para el traslado de la indumentaria y que puede adquirirlas en su empresa de mudanzas.

Al embalar los distintos enseres, la opción más adecuada pasa por empaquetar los objetos de cada cuarto, etiquetar cada caja con una descripción de su contenido y la habitación de destino. De este modo, los operarios de la empresa de mudanza sabrán en qué estancia deberán depositarla.

Lo más aconsejable es guardar los artículos pesados en cajas pequeñas y los más ligeros, en cajas más grandes. Los paquetes con artículos frágiles deben estar marcados de forma visible para que se manejen con precaución.

Para un correcto embalaje, se deben colocar los objetos más pesados en primer lugar y, sobre ellos, los más ligeros. En todos los casos hay que tratar de llenar las cajas para que su contenido no pueda moverse y ésta no se deforme cuando se apile con otras.

Hacer una mudanza puede convertirse en un verdadero engorro, sobre todo si a la hora de desmontar algunos muebles no se toman unas mínimas precauciones, lo que, en ocasiones, puede plantear problemas posteriores al intentar volver a montarlos. Para evitar esto, las empresas de mudanzas, como Cárdenas Alba, ponen a disposición del cliente un servicio de desmontaje y montaje de muebles.

En caso de que decida desmontar los muebles por su cuenta ha de ser muy cuidadoso para evitar que al final sobren tornillos y que las puertas o cajones no encajen.

Para evitar este tipo de problemas tan comunes, lo primero que se debe hacer es numerar, con la ayuda de pequeños adhesivos, baldas, cajones y puertas. También pude ser muy útil sacar alguna foto del mueble en su conjunto para saber su aspecto original y resolver dudas de montaje y hacer lo mismo según se vaya desmontando, si no se está seguro de que se sepa volver a montarlo.

  • Vacíe y limpie sus armarios, librerías y distintos cuartos para poder seleccionar lo que no le sirve e incluso venderlo como cosas usadas.
  • Haga un inventario de todo lo que se va a llevar en la mudanza.
  • Notifique a la compañía de luz, teléfono y agua para que efectúen el cambio de domicilio o rescindan el contrato.
  • Si su casa está asegurada, contacte a su compañía de seguros para que se lleven a cabo los trámites que le permitan asegurar su nueva residencia.
  • Asegúrese de guardar todos los recibos de pago de servicios, impuestos, etc. para evitar reclamaciones posteriores.
  • Pida a su médico que le recomiende algunos especialistas que trabajen en su nuevo lugar de residencia.
  • Asegúrese que en el domicilio de destino entrarán sus muebles, quizás te sea doloroso, pero si no entra el mueble, es posible sea mejor dejarlo donde esta e intentar sacarle un valor al nuevo propietario o inquilino.
  • Comprueba, antes de mudarte, con un fontanero el estado de las tuberías de tu nuevo hogar, como la de baños, cocina, calefacción, etc. Y con un electricista todo el sistema eléctrico. Pinta antes de mudarte y cambia las cerraduras de las puertas con salida a la calle.
  • Cuando se realiza una mudanza, hay que estar presente tanto en el embalaje y carga de los muebles en la vivienda de origen como en la de destino, para facilitar el trabajo a los operarios. Con ello, además, se consigue que los bultos se coloquen en el lugar donde se tenga pensado situarlos.

Puede ponerse en contacto con nosotros. Mudanzas Cárdenas Alba le asesorará en la forma más conveniente para mudarse.